Acerca de mi

Mi foto
๑۞๑ †COFRADE† ๑۞๑.
Cofrade, aquel de la sempiterna y segura espera. Aquel cuya vida son 7 dias de primavera
Ver todo mi perfil

Blog Archive

Gentes de Montesion

Teólogo Libertador

Teólogo Libertador
Leonardo Boff
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

martes, 9 de julio de 2013

Canto de trilladores

En toda La Mancha y a finales de mayo, con el inicio de la siega, comenzaba también para trilladores y “ereros” el arduo trabajo de la trillar la mies, es decir, cortar la paja y espigas de la parva para liberar el grano. A medida que llegaban las galeras cargadas de candeal desde los campos cercanos, los “ereros” (gañanes a cargo del dueño encargados del trabajo en la era) descargaban las gavillas e iban agrupándolas en un gran montón llamado “hacina”. Galera tras galera, el candeal recién segado iba al suelo con la ayuda de horcas, y después se acumulaba a la espera de extender la parva y dejarla lista para la labor de las mulas y el trillador. Muchas de estas eras han desaparecido a medida que los pueblos crecían y se iban construyendo nuevas casas, barrios o naves de ganado. Pero todavía se conservan algunas de nombres evocadores, cuya sola mención nos trae a la mente unos tiempos y quehaceres hoy ya relegados al olvido.
Trillando en la estepa. Autor, Lito Encinas
                                                            Trillando en la estepa. Autor: Lito Encinas
Las eras eran terrenos llanos, de grandes dimensiones, construidas siempre en un espacio abierto en las inmediaciones del pueblo y normalmente de forma rectangular o circular. Por supuesto también existían eras en los cortijos, pero el volumen de trabajo en las cortijadas siempre era mucho menor. Trillar cerca del casco urbano facilitaba el acarreo de la mies desde los campos, así como el proceso de almacenaje y venta posterior del grano. En el pueblo confluían los principales caminos que atravesaban el término y allí se encontraban también los silos de la cámara agraria, adonde iba a parar la práctica totalidad de la cosecha.
Estructura de una era empedrada. Villahermosa, en el Campo de Montiel
                                   Estructura de una era empedrada. Villahermosa, en el Campo de Montiel
El emplazamiento de la era tenía su importancia: debía estar siempre en lugares elevados y lejos de edificios, árboles u otros elementos que impidiesen la libre circulación del aire. Y es que en la era también se realizada la labor de “aventar”, es decir, separar la paja del grano de candeal mediante la acción del viento. Los “ereros” sabían que en una era abierta a todos los vientos podían trillar y aventar simultáneamente sin esperar a que soplase el aire en la dirección adecuada (lo que a veces tardaba días en producirse). Las eras se construían con un empedrado consistente en lajas de roca, normalmente de piedra caliza, con lo cual el trillado mejoraba en efectividad y se atenuaba además el grave deterioro a que estaban sometidas a lo largo del año: en verano por el paso de las galeras y el pisoteo continuo de animales y hombres; y en invierno por las inclemencias del tiempo, lo que obligaba a menudo a una reparación periódica para asentar y asegurar de nuevo el terreno.
Las eras tenían asimismo cierto detalle que las hacía todavía más eficaces: una suave inclinación. Y es que, con el fin de evitar que las lluvias encharcasen el terreno y lo inutilizasensiempre se construían con una ligera pendiente para facilitar la evacuación del agua hacia el extremo más bajo. Así, mientras trilladores y gañanes corrían a guarecerse con la repentina aparición de una “nube” de verano, el agua corría por la lisa superficie de la era y, una vez escampado, quedaba libre de charcos y dispuesta rápidamente para el trabajo…
Trillando en los años ochenta. Autora, Plácida
                                                        Trillando en los años ochenta. Autora: Plácida
Las eras fueron de gran importancia en zonas de secano de todo el interior de España, donde una gran proporción del término se dedicaba al cultivo del cereal. Sin embargo, estas explanadas no se destinaban únicamente a grano y servían también para otros productos tan comunes como las legumbres (garbanzos, guijas o lentejas), cuya producción local era igualmente notable. Del volumen de trabajo que allí se llevaba a cabo da idea el gran número de eras que todavía se conservan en la mayoría de los municipios rurales, rodeando en ocasiones todo el perímetro del casco urbano: en definitiva, no existía zona donde estos terrenos llanos y empedrados no flanqueasen la entrada a la población, una presencia que hoy en día sigue formando parte del paisaje físico, cultural y también nostálgico del gran territorio manchego.
Barriendo el cereal antes de limpiarlo. 1955
                                                          Barriendo el cereal antes de limpiarlo. 1955

0 comentarios:

Mi lista de blogs

Mi hermandad Mariana en Sevilla

Mi hermandad  Mariana en Sevilla
Rosario. Capitana de la Plaza de los Carros

musica

Mi Esperanza

Mi Esperanza

Hablando con Cristo

Hablando con Cristo
Fco. Javier Giménez Giménez

Blog de la Virgen del Olvido

Testigo de mi amor

Testigo de mi amor

Cofrades