Busqueda

Cargando...

Acerca de mi

Mi foto
๑۞๑ †COFRADE† ๑۞๑.
Cofrade, aquel de la sempiterna y segura espera. Aquel cuya vida son 7 dias de primavera
Ver todo mi perfil

Blog Archive

Gentes de Montesion

Teólogo Libertador

Teólogo Libertador
Leonardo Boff
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive

miércoles, 31 de agosto de 2011

A Cecilia que hoy cuidará al verdadero sacerdote

Hoy estarás junto a él.

Cerré la puerta sabiendo que nunca más volvería a pasar

Cerré la puerta sabiendo que nunca más volvería a pasar a la casa de mis abuelos, nunca volvería a imaginarme a mi mismo jugando en el soleado patio empedrado, nunca sentiría dentro de mi ese olor tan cercano, tan mio...
Nunca imaginaría más escuchar esas voces llamándome porque la comida estaba preparada, aunque luego yo no quisiera comer y acabará como acabé con una anemia.
Las paredes ya desnudas mostraban las huellas en donde antes hubo cuadros, familiares, del Señor de Sevilla, de la Esperanza, de la Virgen con el niño y una paloma, del Sagrado Corazón de Jesús.
Nunca más saldra humo por la chimenea, nunca se escuchará
Cerré mis ojos a la vez que cerré por última vez la casa, entregué la llave a su nuevo dueño y parte de mi niñez y mis recuerdos quedaron escodidos en aquella alacena donde tantas veces me escondí, jugando al escondite, siendo niño.
lunes, 29 de agosto de 2011

No a la reforma constitucional sin que el pueblo opine

El pueblo debe ser consultado sobre la Reforma de la Constitución: Apoya el Referéndum
España no puede ni debe consentir una reforma de la Carta Magna de tal calado que supone el fin del estado del bienestar.

domingo, 28 de agosto de 2011

¿perdiendo la vida por Cristo?

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.
Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.
¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?
__________________
Muchos acuden a Cristo para intentar salvar sus vidas, pero Cristo lo que anuncia es que debemos perder la vida. Cargar su cruz y seguirle.
¿cuantos de nosotros perdemos la vida por Cristo? ¿acaso nuestras comodidades y nuestra cobardía nos impiden seguirlo de forma incondicional?

Dia de Cristos, Del Sauco, del Amor, de la Misericordia

Amanece en las peñas de Sauco en donde se producirá ese ascetismo de maraton, meter al Cristo de Sauco en la caja para ser llevado corriendo a su bello santuario.
Por la tarde La Solana despedira al sol, cuando cae la tarde con la procesión del Cristo del Amor en su salida por las fiestas del céntrico barrio solanero.
Cristo echara de menos su bella capilla, su cúpula, destruidas en la incivil guerra.
Y el amor despedirá las fiestas veraniegas de los barrios de La Solana.
A la misma hora, en el ocaso oxidado y con un dulce y afrutado aroma a mosto en las calles, el Cristo de la Misericordia recorrerá las calles de Valdepeñas.

Sencilla caja de zapatos

Sencilla caja de zapatos, que tantas veces, de pequeño me serviste para jugar a cofradías. Vuelta del reves en donde pinchaba las velitas de las tartas de cumpleaños, la tapa me servia de techo de palio, candeleros de cola hechos con plastilina gris, y los barales esos palitos que venian antes dentro de los zapatos. Las flores según temporada, en invierno eran de tela y en primavera rosas, claveles y geranios de mi jardin eran mi vivero cofrade.

Sencilla caja de zapatos, gracias, porque gracias a ti, todo un sueño de procesiones se me abría en mi imaginación.
viernes, 26 de agosto de 2011

Ecce Homo, que de niño jugabas por ese suelo ajedrezado

Te imaginé, Señor
siendo niño
y jugando a pata coja
como yo lo hacia
por el suelo ajedrezado.

Pilatos manchego, Ecce Homo
ahi esta el hombre, hecho Dios
para ser bien llevado,
sin carreras, sin trompos,
con esa dulzura y respeto
que él es digno merecedor.

Ecce Homo, sin clámide
sin potencias,
maniatado, eso si
sin corona de espinas
qué se asombren tus vecinas
cuando te vean pasar

Nunca un error debió hacerse tradición
nunca te acostumbraras al aplauso fácil
pues tu no buscas aplausos
sino ir despacito, poco a poco
para ir repartiendo amor.

Mas algun día, nuevos cofrades tuyos
te salvaran de ese circo
llevándote bien llevao
que aunque vaya a verte menos gente
la que lo haga, te veran
andando, siempre de frente


Andalucia, más cerca a partir de Octubre

Fomento pondrá en servicio en octubre nuevas calzadas de la A-4 en Despeñaperros
Se trata de la nueva calzada en sentido Madrid en su totalidad desde Santa Elena hasta Almuradiel y media calzada, Tramo Venta de Cárdenas- Aldeaquemada, en dirección Andalucía; el resto entrará en servicio en 2012.
El secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, ha supervisado hoy la actuación.
Las obras comprenden la ejecución de una doble calzada con tres carriles por sentido de circulación con una longitud de 9,4 kilómetros.
La inversión total estimada es superior a 245 M€.
El secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, ha anunciado que la calzada sentido Madrid de Despeñaperros, en la A-4, así como media calzada, hasta Aldeaquemada, en dirección Andalucía se pondrán en servicio el próximo mes de octubre.
Morlán ha supervisado las obras de las nuevas calzadas, cuya inversión total es más de 245 millones de euros. Las obras en ambas calzadas se encuentran a buen ritmo y ya han superado el 74 % de ejecución; en el caso de la calzada sentido Madrid la ejecución está por encima del 90%.
Una vez finalizada la actuación el sur del país dispondrá de un acceso inmejorable hacia el centro peninsular, lo que se puede considerar como la nueva puerta de Andalucía acorde con los tiempos actuales, mediante nuevas calzadas de autovía que trasformarán las comunicaciones.
El Gobierno planteó una mejora con respecto al proyecto inicial para aumentar la capacidad con más carriles, incrementar la velocidad a 120 km/h, lo que supuso no aprovechar la carretera y plantear una nueva calzada Sur, y minimizar la afección ambiental

Las obras proyectadas comprenden la ejecución de una doble calzada con tres carriles por sentido de circulación, que materializan la variante del Paso de Despeñaperros entre las localidades de Santa Elena (Jaén) y Venta de Cárdenas (Ciudad Real).

La longitud del tronco es de 9,4 km de longitud. Comienza en el kilómetro 257,5 de la actual A-4, donde se localiza el enlace de Santa Elena. A partir del punto kilométrico 256 se inicia un primer tramo con una pendiente descendente del 5%, hasta llegar al fondo del valle del río Despeñaperros, en el kilómetro 251, donde se encuentra el enlace de Aldeaquemada. En esta zona se localizan los viaductos de Santa Elena, Manantial y Tinajuelas, de 156, 483 y 561 m de longitud respectivamente.

A partir de este punto la traza asciende hacia la provincia de Ciudad Real con una pendiente media del 3%. En primer lugar se cruza el río Despeñaperros con un viaducto de 381 m de longitud, que asimismo salva la línea de FF.CC. Madrid-Sevilla. A continuación está el túnel de La Cantera, de 280 m de longitud y el túnel de Despeñaperros, de 1925 m de longitud, que permite salvar el paraje natural de “Los Órganos”.

Posteriormente se cruza el arroyo Cuchareros con un viaducto tipo arco metálico de 73 m. de longitud, y tras él, el túnel del Corzo, de 420 m de longitud.

Y finalmente la calzada atraviesa el río Magaña, ya en la provincia de Ciudad Real uniéndose a la actual A-4 a la altura de Venta de Cárdenas.

La sección del tronco está compuesta con dos calzadas con tres carriles por sentido de 3,5 metros de anchura, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de 1 metro. La mediana es de 2 metros de anchura.

Entre las soluciones adoptadas cabe destacar el proceso constructivo de los viaductos, materializados con dovelas prefabricadas en una planta industrializada, de 3 m de anchura y 3 m de canto, que se ponen en obra mediante una cimbra autolanzable superior.

En relación al medio ambiente, al atravesar el Parque Natural de Despeñaperros se han previsto una gran cantidad de medidas destinadas a la reducción y corrección del impacto ambiental, entre las que destacan la mejora de la permeabilidad de la fauna al eliminar la calzada existente y aumentar las zonas de paso, la creación de una vía verde en la antigua nacional IV, la limpieza de cauces y riberas y su restauración, mejoría de las condiciones de hábitat del conejo y del lince, recuperación del endemismo centaura citricolor, repoblación y poda selectiva para prevención de incendios, integración paisajística de las boquillas de los túneles, la restauración paisajística de zonas alteradas, la protección del confort sonoro y la protección del patrimonio arqueológico. El importe de estas actuaciones supone una inversión aproximada de 7,76 M€.

jueves, 25 de agosto de 2011

Julio Lois, el teólogo de los pobres


Julio Lois falleció el pasado Lunes 22 de Agosto .
miércoles, 24 de agosto de 2011

La áspera maroma



martes, 23 de agosto de 2011

Mi Rosa granaina

Tengo una Rosa en Granada
que aunque de raices manchegas
tiene ese acento al hablar
que hace bonico, lo bello.
Tengo una rosa en Granada
mi rosa más bella
no porque sea mi prima
no porque se preocupe por mi
sino porque la quiero tanto
que formo parte de ella.
Tengo una rosa en Granada...

lunes, 22 de agosto de 2011

Todos quieren ir a Sol

Puerta del Sol
centro de extremos
tan pronto hay acampadas
como ves procesiones
en pleno Agosto.

Puerta del Sol
todos quieren estar en ti
a este paso
no seria de extrañar
que cuando llegue la nochevieja
el reloj de trece campanadas

Puerta del Sol
no se que tendrás
que hasta el oso y el madroño
estan ya medio locos
y el día menos pensado
el oso se ira a por miel
y el madroño se secará.

Ya estas aquí

Llegas de forma tardía
como cada tercer domingo de Agosto
y en tu bendito rostro
asoma la melancolía
de otras tardes agosteñas.

Cuando la uva ya madura
a punto de ser recolectada
vienes para recibir cultos solemnes
como paso desde siempre.

Fíjate si te querran
que gentes que nunca
van por la Iglesia
llegas tu,
y van a visitarte.
domingo, 21 de agosto de 2011

Hoy llega mi madre...




sábado, 20 de agosto de 2011

Algunos parecen no enterarse. No somos del Papa. Somos de Cristo.

Varios miles de jóvenes vienen gritando con asiduidad en cada acto que ellos son la juventud del Papa, bien podrian gritar que son la Juventud de Cristo.

La Juventud del Papa, por el día ven al papa, por la noche se cojen una papa

http://www.lasexta.com/sextatv/veranodirecto/macrobotellon_en_madrid_mientras_el_papa_duerme/260233/6563

Mena, siempre Mena


Más de 1000 personas integraban el cortejo de la Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. Sin duda el más numeroso de todo el traslado.
Son las 5 y 23 minutos de la madrugada y Mena entra ahora mismo en el palacio real de Madrid.
http://yfrog.com/1skc3z

Una maravilla de reflexiones para el Viacrucis hecho por las hermanas de la Cruz

Primera Estación

Última Cena de Jesús con sus discípulos

Y to­mando pan, des­pués de pro­nun­ciar la ac­ción de gra­cias, lo partió y se lo dio, di­ciendo: «Esto es mi cuerpo, que se en­trega por vo­so­tros; haced esto en me­moria mía». Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz, di­ciendo: «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es de­rra­mada por vo­so­tros» (Lc 22, 19–20).

Jesús, antes de tomar entre sus manos el pan, acoge con amor a todos los que están sen­tados en su mesa. Sin ex­cluir a nin­guno: ni al traidor, ni al que lo va a negar, ni a los que huirán. Los ha ele­gido como nuevo pueblo de Dios. La Iglesia, lla­mada a ser una.

Jesús muere para re­unir a los hijos de Dios dis­persos (Jn 11, 52). «No sólo por ellos ruego, sino tam­bién por los que crean en mí por la pa­labra de ellos, para que todos sean uno» (Jn 17, 20–21). El amor for­ta­lece la unidad. Y les dice: «Que os améis unos a otros» (Jn 13, 34). El amor fiel es hu­milde: «También vo­so­tros de­béis la­varos los pies unos a otros» (Jn 13, 14).

Unidos a la ora­ción de Cristo, oremos para que, en la tierra del Señor, la Iglesia viva unida y en paz, cese toda per­se­cu­ción y dis­cri­mi­na­ción por causa de la fe, y todos los que creen en un único Dios vivan, en jus­ticia, la fra­ter­nidad, hasta que Dios nos con­ceda sen­tarnos en torno a su única mesa.

Segunda Estación

El beso de Judas

«Y, un­tando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote. Detrás del pan, entró en él Satanás» (Jn 13, 26).

«Se acercó a Jesús… y le besó. Pero Jesús le con­testó: “Amigo, a qué vienes”» (Mt 26, 49–50).

En la Cena se res­pira un há­lito de mis­terio sa­grado. Cristo está se­reno, pen­sa­tivo, su­friente. Había dicho: «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vo­so­tros, antes de pa­decer» (Lc 22, 15). Y ahora, a media voz, deja es­capar su sen­ti­miento más pro­fundo: «En verdad, en verdad os digo: uno de vo­so­tros me va a en­tregar» (Jn 13, 21).

Judas se siente mal, su am­bi­ción ha cam­biado, a precio de trai­ción, al Dios del Amor por el ídolo del di­nero. Jesús lo mira y él desvía la mi­rada. Le llama la aten­ción ofre­cién­dole pan con salsa. Y le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto» (Jn 13, 27). El co­razón de Judas se había es­tre­chado y se fue a contar su di­nero, para des­pués en­tregar a Jesús con un beso. Y Cristo, al sentir el frío del beso traidor, no se lo re­procha, le dice: Amigo. Si estás sin­tiendo en tu carne el frío de la trai­ción, o el te­rrible su­fri­miento pro­vo­cado por la di­vi­sión entre her­manos y la lucha fra­tri­cida, ¡acude a Jesús!, que, en el beso de Judas, hizo suyas las do­lo­rosas traiciones.

Tercera Estación

Negación de Pedro

«¿Con que darás tu vida por mí? En verdad en verdad te digo: no can­tará el gallo antes que me hayas ne­gado tres veces» (Jn13, 37).

«Y sa­liendo afuera, lloró amar­ga­mente» (Lc 22, 62).

Un cris­tiano tiene que ser un va­liente. Y ser va­liente no es no tener miedos, sino saber vencerlos.

El cris­tiano va­liente no se es­conde por ver­güenza de ma­ni­festar en pú­blico su fe. Jesús avisó a Pedro: «Satanás os ha re­cla­mado para cri­baros como trigo. Pero yo he pe­dido por ti» (Lc 22, 31). «Te digo, Pedro, que no can­tará hoy el gallo antes de que tres veces hayas ne­gado co­no­cerme» (Lc 22, 34). Y el apóstol, por temor a unos criados, lo negó di­ciendo: «No lo co­nozco» (Lc 22, 57). Al pasar Jesús por uno de los pa­tios, lo mira…, él se es­tre­mece re­cor­dando sus pa­la­bras…, y llora con amar­gura su trai­ción. La mi­rada de Dios cambia el co­razón. Pero hay que de­jarse mirar.

Con la mi­rada de Pedro, el Señor ha puesto sus ojos en los cris­tianos que se aver­güenzan de su fe, que tienen res­petos hu­manos, que les falta va­lentía para de­fender la vida desde su inicio, hasta su tér­mino na­tural, o quieren quedar bien con cri­te­rios no evan­gé­licos. El Señor los mira para que, como Pedro, hagan acopio de valor y sean tes­tigos con­ven­cidos de lo que creen.

Cuarta Estación

Jesús, sen­ten­ciado a muerte

«Es reo de muerte» (Mt 26, 66).

«Entonces se lo en­tregó para que lo cru­ci­fi­caran» (Jn 19, 16).

La mayor in­jus­ticia es con­denar a un inocente in­de­fenso. Y, un día, la maldad juzgó y con­denó a muerte a la Inocencia. ¿Por qué con­de­naron a Jesús? Porque Jesús hizo suyo todo el dolor del mundo. Al en­car­narse, asume nuestra hu­ma­nidad y, con ella, las he­ridas del pe­cado. Cargó con los crí­menes de ellos (Is 53, 11), para cu­rarnos por el sa­cri­ficio de la Cruz. Como un hombre de do­lores, acos­tum­brado a su­fri­mientos (Is 53, 3), ex­puso su vida a la muerte (Is 53, 12).

Lo que más im­pre­siona es el si­lencio de Jesús. No se dis­culpa, es el cor­dero de Dios que quita el pe­cado del mundo (Jn 1, 29), fue azo­tado, ma­cha­cado, sa­cri­fi­cado. Enmudecía y no abría la boca (Is 53, 7).

En el si­lencio de Dios, están pre­sentes todas las víc­timas inocentes de las gue­rras que arrasan los pue­blos y siem­bran odios di­fí­ciles de curar. Jesús calla en el co­razón de mu­chas per­sonas que, en si­lencio, es­peran la sal­va­ción de Dios.

Quinta Estación

Jesús carga con su cruz

«Terminada la burla, le qui­taron la púr­pura y le pu­sieron su ropa. Y lo sa­caron para cru­ci­fi­carlo» (Mc 15, 20).

«Y, car­gando Él mismo con la cruz, salió al sitio lla­mado “de la ca­la­vera”» (Jn 19, 17).

Cruz no sólo sig­ni­fica ma­dero. Cruz es todo lo que di­fi­culta la vida. Entre las cruces, la más pro­funda y do­lo­rosa está arrai­gada en el in­te­rior del hombre. Es el pe­cado que en­du­rece el co­razón y per­vierte las re­la­ciones hu­manas. «Porque del co­razón salen pen­sa­mientos per­versos, ho­mi­cidas, adul­te­rios for­ni­ca­ciones, robos, di­fa­ma­ciones, blas­fe­mias» (Mt 15, 19). La cruz que ha car­gado Jesús sobre sus hom­bros para morir en ella, es la de todos los pe­cados de la Humanidad en­tera. También los míos. Él llevo nues­tros pe­cados en su cuerpo (1Pe 2, 24). Jesús muere para re­con­ci­liar a los hom­bres con Dios. Por eso hace a la cruz re­den­tora. Pero la cruz por sí sola, no nos salva. Nos salva el Crucificado.

Cristo hizo suyo el can­sancio, el ago­ta­miento y la des­es­pe­ranza de los que no en­cuen­tran tra­bajo, así como de los in­mi­grantes que re­ciben ofertas la­bo­rales in­dignas o in­hu­manas, que pa­decen ac­ti­tudes ra­cistas o mueren en el em­peño por con­se­guir una vida más justa y digna.

Sexta Estación

Jesús cae bajo el peso de la cruz

Triturado por nues­tros crí­menes (Is 53, 5).

Jesús cayó bajo el peso de la cruz va­rias veces en el ca­mino del Calvario(Tradición de la Iglesia de Jerusalén).

La Sagrada Escritura no hace re­fe­rencia a las caídas de Jesús, pero es ló­gico que per­diera el equi­li­brio mu­chas veces. La pér­dida de sangre por el des­ga­rra­miento de la piel en los azotes, los do­lores mus­cu­lares in­so­por­ta­bles, la tor­tura de la co­rona de es­pinas, el peso del ma­dero…, ¡no hay pa­la­bras para des­cribir el dolor que Cristo debió ex­pe­ri­mentar! Todos, al­guna vez, hemos tro­pe­zado y caído al suelo. ¡Con qué ra­pidez nos le­van­tamos para no hacer el ri­dículo! Contempla a Jesús en el suelo y todos a su al­re­dedor riendo con sorna y dán­dole algún que otro pun­tapié para que se le­van­tara. ¡Qué ri­dículo, qué hu­mi­lla­ción, Dios mío! Dice el salmo: «Pero yo soy un gu­sano, no un hombre, ver­güenza de la gente, des­precio del pueblo; al verme se burlan de mí, hacen vi­sajes, me­nean la ca­beza» (Sal.22, 7–8). Jesús sufre con todos los que tro­piezan en la vida y caen sin fuerzas víc­timas del al­cohol, las drogas y otros vi­cios que les hacen es­clavos, para que, apo­yados en Él, y en quienes los so­co­rren, se levanten.

Séptima Estación

El Cirineo ayuda a llevar la cruz

«Mientras lo con­du­cían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo» (Lc 23, 26). «Y lo for­zaron a llevar su cruz» (Mt 27, 32).

Simón era un agri­cultor que venía de tra­bajar en el campo. Le obli­garon a llevar la cruz de nuestro Señor, no mo­vidos por la com­pa­sión, sino por temor a que se les mu­riese en el ca­mino. Simón se re­siste, pero la im­po­si­ción, por parte de los sol­dados, es ta­jante. Tuvo que aceptar a la fuerza. Al con­tacto con Jesús, va cam­biando la ac­titud de su co­razón y ter­mina com­par­tiendo la si­tua­ción de aquel ajus­ti­ciado des­co­no­cido que, en si­lencio, lleva un peso su­pe­rior a sus dé­biles fuerzas. ¡Qué im­por­tante es para los cris­tianos des­cu­brir lo que pasa a nuestro al­re­dedor, y tomar con­ciencia de las per­sonas que nos necesitan!

Jesús se ha sen­tido ali­viado gra­cias a la ayuda del Cirineo. Miles de jó­venes mar­gi­nados de la so­ciedad, de toda raza, con­di­ción y credo, en­cuen­tran cada día ci­ri­neos que, en una en­trega ge­ne­rosa, ca­minan con ellos abra­zando su misma cruz.

Octava Estación

La Verónica en­juga el rostro de Jesús

«Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: “Hijas de Jerusalén, no llo­réis por mí, llorad por vo­so­tras y por vues­tros hijos”» (Lc 23, 27–28).

«El Señor lo guarda y lo con­serva en vida, para que sea di­choso en la tierra, y no lo en­trega a la saña de sus enemigos» (Sal 41, 3).

Le se­guía una mul­titud del pueblo y un grupo de mu­jeres que se gol­peaban el pecho y se la­men­taban llo­rando. Jesús se volvió y les dijo: «No llo­réis por mí, llorad por vo­so­tras y por vues­tros hijos». Llorad, no con llanto de tris­teza que en­du­rece el co­razón y lo pre­dis­pone a pro­ducir nuevos crí­menes… Llorad con llanto suave de sú­plica, pi­diendo al cielo mi­se­ri­cordia y perdón. Una de las mu­jeres, con­mo­vida al ver el rostro del Señor lleno de sangre, tierra y sa­li­vazos, sorteó va­lien­te­mente a los sol­dados y llegó hasta Él. Se quitó el pa­ñuelo y le limpió la cara sua­ve­mente. Un sol­dado la apartó con vio­lencia, pero, al mirar el pa­ñuelo, vio que lle­vaba plas­mado el rostro en­san­gren­tado y do­liente de Cristo.

Jesús se com­pa­dece de las mu­jeres de Jerusalén, y en el paño de la Verónica deja plas­mado su rostro, que evoca el de tantos hom­bres que han sido des­fi­gu­rados por re­gí­menes ateos que des­truyen a la per­sona y la privan de su dignidad.

Novena Estación

Jesús es des­po­jado de sus vestiduras

«Lo cru­ci­fican y se re­parten sus ropas, echán­dolas a suerte» (Mc 15, 24).

«De la planta del pie a la ca­beza no queda parte ilesa» (Is 1, 6).

Mientras pre­paran los clavos y las cuerdas para cru­ci­fi­carlo, Jesús per­ma­nece de pie. Un des­pia­dado sol­dado se acerca y, ti­rán­dole de la tú­nica, se la quita. Las he­ridas co­men­zaron a san­grar de nuevo cau­sán­dole un te­rrible dolor. Después se re­par­tieron los ves­tidos. Jesús queda des­nudo ante la plebe. Le han des­po­jado de todo y le hacen ob­jeto de burla. No hay mayor hu­mi­lla­ción, ni mayor desprecio.

Los ves­tidos no sólo cu­bren el cuerpo, sino tam­bién el in­te­rior de la per­sona, su in­ti­midad, su dig­nidad. Jesús pasó por este bo­chorno porque quiso cargar con todos los pe­cados contra la in­te­gridad y la pu­reza, y murió para quitar los pe­cados de todos (Hb 9, 28).

Jesús pa­dece con los su­fri­mientos de las víc­timas de ge­no­ci­dios hu­manos, donde el hombre se en­saña con brutal vio­lencia, en las vio­la­ciones y abusos se­xuales, en los crí­menes contra niños y adultos. ¡Cuántas per­sonas des­nu­dadas de su dig­nidad, de su inocencia, de su con­fianza en el hombre!

Décima Estación

Jesús es cla­vado en la cruz

Y cuando lle­garon al lugar lla­mado «La Calavera», lo cru­ci­fi­caron allí, a Él y a los mal­he­chores, uno a la de­recha y otro a la iz­quierda (Lc 23, 33).

Habían con­du­cido a Jesús hasta el Gólgota. No iba solo, lo acom­pa­ñaban dos la­drones que tam­bién se­rían cru­ci­fi­cados. Lo cru­ci­fi­caron; y, con Él, a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús (Jn 19, 18). ¡Qué imagen tan sim­bó­lica! El Cordero que quita el pe­cado del mundo se hace pe­cado y paga por los demás. El gran pe­cado del mundo es la men­tira de Satanás, y a Jesús lo con­denan por de­clarar la Verdad: su ser Hijo de Dios. La verdad es el ar­gu­mento para jus­ti­ficar la cru­ci­fi­xión. Es im­po­sible des­cribir lo que pa­deció fí­si­ca­mente el cuerpo de Cristo col­gando de la cruz, lo que su­frió mo­ral­mente al verse des­nudo cru­ci­fi­cado entre dos mal­he­chores y sen­ti­men­tal­mente, al en­con­trarse aban­do­nado de los suyos.

Jesús en la cruz acoge el su­fri­miento de todos los que viven cla­vados a si­tua­ciones do­lo­rosas, como tantos pa­dres y ma­dres de fa­milia, y tantos jó­venes, que, por falta de tra­bajo, viven en la pre­ca­riedad, en la po­breza y la des­es­pe­ranza, sin los re­cursos ne­ce­sa­rios para sacar ade­lante a sus fa­mi­lias y llevar una vida digna.

Undécima Estación

Jesús muere en la cruz

«Jesús, cla­mando con voz po­tente, dijo: “Padre, a tus manos en­co­miendo mi es­pí­ritu”. Y, dicho esto, ex­piró» (Lc 23, 46).

«Pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le que­braron las piernas» (Jn 19, 33).

Era sá­bado, el día de la pre­pa­ra­ción para la fiesta de la Pascua. Pilatos au­to­rizó que les que­braran las piernas para ace­le­rarles la muerte y no que­daran col­gados du­rante la fiesta. Jesús ya había muerto, y un sol­dado, para ase­gu­rarse, le tras­pasó el co­razón con una lanza. Así se cum­plieron las Escrituras: No le que­brarán ni un hueso.

El sol se os­cu­reció y el velo del Templo se rasgó por la mitad. Tembló la tierra… Es mo­mento sa­grado de con­tem­pla­ción. Es mo­mento de ado­ra­ción, de si­tuarse frente al cuerpo de nuestro Redentor: sin vida, ma­cha­cado, tri­tu­rado, col­gado…, pa­gando el precio de nues­tras mal­dades, de mis maldades…

Señor, pequé, ¡ten mi­se­ri­cordia de mí, pe­cador! Amén.

Jesús muere por mí. Jesús me al­canza la mi­se­ri­cordia del Padre. Jesús paga todo lo que yo debía. ¿Qué hago yo por Él?

Ante el drama de tantas per­sonas cru­ci­fi­cadas por di­fe­rentes dis­ca­pa­ci­dades, ¿lucho por ex­tender y pro­clamar la dig­nidad de la per­sona y el Evangelio de la vida?

Duodécima Estación

El des­cen­di­miento de la cruz

«Pilatos mandó que se lo en­tre­garan» (Mt 27, 57).

«José, to­mando el cuerpo de Jesús, lo en­volvió en una sá­bana limpia» (Mt 27, 59).

Cristo ha muerto y hay que ba­jarlo de la cruz. Acerquémonos a la Virgen y com­par­tamos su dolor. ¡Qué pa­saría por su mente! «¿Quién me lo ba­jará? ¿Dónde lo co­lo­caré?» Y re­pe­tiría de nuevo como en Nazaret: «¡Hágase!» Pero ahora está más unida a la en­trega in­con­di­cional de su Hijo: «Todo está con­su­mado». Entonces apa­re­cieron José de Arimatea y Nicodemo, que, aunque per­te­ne­cientes al Sanedrín, no ha­bían te­nido parte en la muerte del Señor. Son ellos quienes piden a Pilatos el cuerpo del Maestro para co­lo­carlo en un se­pulcro nuevo, de su pro­piedad, que es­taba cerca del Calvario.

Cristo ha fra­ca­sado, ha­ciendo suyos todos los fra­casos de la Humanidad. El Hijo del hombre ha sido eli­mi­nado y ha com­par­tido la suerte de los que, por dis­tintas ra­zones, han sido con­si­de­rados la es­coria de la Humanidad, porque no saben, no pueden, no valen. Son, entre otros, las víc­timas del sida, que, con las llagas de su cruz, es­peran que al­guien se ocupe de ellos.

Decimotercera Estación

Jesús en brazos de su madre

«Una es­pada te tras­pa­sará el alma» (Lc 2, 34).

«Ved si hay dolor como el dolor que me ator­menta» (Lam 2, 12).

Aunque todos somos cul­pa­bles de la muerte de Jesús, en estos mo­mentos tan do­lo­rosos la Virgen ne­ce­sita nuestro amor y cer­canía. Nuestra con­ciencia de pe­ca­dores arre­pen­tidos le ser­virá de consuelo.

Con ac­titud fi­lial, si­tué­monos a su lado, y apren­damos a re­cibir a Jesús con la ter­nura y amor con que ella re­cibió en sus brazos al cuerpo des­tro­zado y sin vida de su Hijo. «¿Hay dolor se­me­jante a mi dolor?»

Y, mien­tras pre­pa­raban el cuerpo del Señor según se acos­tumbra a en­te­rrar entre los ju­díos (Jn 19, 40) para darle se­pul­tura, María, ado­rando el Misterio que había guar­dado en su co­razón sin en­ten­derlo, re­pe­tiría con­mo­vida con el profeta:

«Pueblo mío, ¿qué te he hecho?, ¿en qué te he mo­les­tado? ¡Respóndeme!» (Mq 6, 3).

Al con­tem­plar el dolor de la Virgen, ha­cemos me­moria del dolor y la so­ledad de tantos pa­dres y ma­dres que han per­dido a sus hijos por el hambre, mien­tras so­cie­dades opu­lentas, en­gu­llidas por el dragón del con­su­mismo, de la per­ver­sión ma­te­ria­lista, se hunden en el nihi­lismo de la va­ciedad de su vida.

Decimocuarta Estación

Jesús es co­lo­cado en el sepulcro

«Y como para los ju­díos era el día de la Preparación, y el se­pulcro es­taba cerca, pu­sieron allí a Jesús» (Jn 19, 42).

«José de Arimatea rodó una piedra grande a la en­trada del se­pulcro y se marchó» (Mt 27, 60).

Por la pro­xi­midad de la fiesta, se dieron prisa en pre­parar el cuerpo del Señor para co­lo­carlo en el se­pulcro que ofre­cieron José y Nicodemo. El se­pulcro era nuevo, a nadie se había en­te­rrado en él.

Una vez co­lo­cado el cuerpo sobre la roca, José hizo rodar la piedra de la puerta, que­dando la en­trada to­tal­mente ce­rrada. Si el grano de trigo no muere…

Y, des­pués del ruido de la piedra al ce­rrar el ac­ceso al se­pulcro, María, en el si­lencio de su so­ledad, aprieta la es­piga que ya lleva en su co­razón como pri­micia de la Resurrección.

En esta es­piga re­cor­damos el tra­bajo hu­milde y sa­cri­fi­cado de tantas vidas gas­tadas en una en­trega sa­cri­fi­cada al ser­vicio de Dios y del pró­jimo, de tantas vidas que es­peran ser fe­cundas unién­dose a la muerte de Jesús.

Recordamos a los buenos sa­ma­ri­tanos, que apa­recen en cual­quier rincón de la tierra para com­partir las con­se­cuen­cias de las fuerzas de la na­tu­ra­leza: te­rre­motos, hu­ra­canes, maremotos…

Oración del Papa a la Virgen

«Madre y Señora nuestra, que per­ma­ne­ciste firme en la fe, unida a la Pasión de tu Hijo: al con­cluir este Vía Crucis, po­nemos en ti nuestra mi­rada y nuestro co­razón. Aunque no somos dignos, te aco­gemos en nuestra casa, como hizo el apóstol Juan, y te re­ci­bimos como Madre nuestra. Te acom­pa­ñamos en tu so­ledad y te ofre­cemos nuestra com­pañía para se­guir sos­te­niendo el dolor de tantos her­manos nues­tros que com­pletan en su carne lo que falta a la Pasión de Cristo, por su cuerpo, que es la Iglesia. Míralos con amor de madre, en­juga sus lá­grimas, sana sus he­ridas y acre­cienta su es­pe­ranza, para que ex­pe­ri­menten siempre que la Cruz es el ca­mino hacia la gloria, y la Pasión, el pre­ludio de la Resurrección».

Fuente: http://www.alfayomega.es/Revista/2011/747/17_JMJ5.php

Y luego dicen que este gobierno persigue a la Iglesia

Zapatero se va sin haber cambiado el Concordato firmado con la Santa Sede y que otorga a la Iglesia todos los privilegios que posee.
Se va Zapatero sin promulgar la ley de libertad religiosa que de haber salido a la luz habria molestado a los jerarcas católicos.


¿Una Iglesia que no quiere ver la realidad?



Gracias de todo corazón al portal www.tusemanasanta.com

Gracias hermanos cofrades
www.tusemanasanta.com

Cuan grande es la Semana Santa en nuestra España

Cuan grande es la Semana Santa en nuestra España, tan diversa, tan distinta, la Semana Santa desde la más pequeña aldeita escondida, la de las grandes ciudades de tradición.
VIVA LA SEMANA SANTA. VIVA EL MUNDO COFRADE.
viernes, 19 de agosto de 2011

El papa pasa de imágenes y cofradias



Mientras en la sevillana calle Orfila aseguraban que el papa se postraría en un reclinatorio delante del palio de la Virgen de Regla. Todo a sido bien distinto, el papa ni se ha dignado a pasar andando delante de las diferentes estaciones del viacrucis donde estaban pasos representativos de todas las Semana Santas de España.
Cada vez lo tengo más claro la Iglesia Jerarquia pasa de las Sagradas Imágenes devocionales.
¿ Y la Virgen de Regla para que ha ido a Madrid?
Hizo muy bien la hermandad de la Esperanza de Triana, luego se quejaran de que las hermandades carecen de "eclesialidad". Yo diría más bien que la Iglesia Jerarquia carece de la suficiente visión cofrade, menospreciando la grandeza que supone el mundo cofrade donde el mismo pueblo tiene esa forma de expresar y vivir su Fe.
¿Qué seria de la Iglesia sin las cofradías, sin su labor social? NADA

miércoles, 17 de agosto de 2011

Sosteniendo tu corona



martes, 16 de agosto de 2011

Biznagas malagueñas de plata



Malaga querida, en estos días de feria
llevaré una biznaga
recorriendo la calle Larios,
para seguir por calle Carretería,
esa calle tan cofrade,
para llegar a la tribuna de los pobres,
donde los pobres se convierten en ricos,
en un cielo lleno de escalones.

Málaga zalamera,
de brisas nocturnas,
de Piedad del Molinillo,
de sirenas en mar brava.
Cruzando un puente sin agua
llegando hasta tu capilla,
Virgencita de los dolores,
del puente,
vecina del Cristo de Mena,
bandolero Zamarrilla
una biznaga de plata
que de luz, en sus mejillas
a mi añorada Málaga.

LA JMJ (JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD): UN ACONTECIMIENTO ANTIEVANGÉLICO

LA JMJ (JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD): UN ACONTECIMIENTO ANTIEVANGÉLICO. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares























El título puede parecer fuerte, pero no lo es.

Lo primero que hizo el Cardenal Arzobispo de Madrid fue buscar financiación para los cuantiosísimos gastos ( 40-50 millones de euros) que se calculan son necesarios para costear la visita del papa, el "sucesor de Cristo".










Para ello Monseñor Rouco creó el patronato Madrid Vivo en el que figuran los máximos responsables de las principales empresas españolas que componen el Ibex-35.

Entre ellos están: Iñigo Oriol, ex presidente de Iberdrola –que ejerce como presidente de la fundación-; Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE; Emilio Botín, del Banco Santander; Rodolfo Martín Villa, presidente del Consejo de Administración de Sogecable y de la Fundación Endesa, Catalina Luca de Tena, editora de ABC; Juan Abelló, presidente de Torreal; Arturo Fernández, presidente de CEIM; Isabel Estapé, miembro del consejo de Administración de Criteria Caixa Corp.; el ex ministro de Asuntos Exteriores Marcelino Oreja; Antonio Fernández Galiano, consejero delegado de Unedisa; Felipe Benjumea, presidente de Abengoa; Isidro Fainé, presidente de La Caixa; Francisco Pérez González, consejero de Sogecable y Santiago de Ybarra, de Vocento.

Antonio María Rouco Varela, por su parte, ejerce la presidencia honorífica.


De todos modos, la web oficial de las Jornadas solo recoge, de momento, como patrocinadores oficiales a El Corte Inglés, Telefónica, Santander y Cremades & Calvo Sotelo abogados, mientras que en el apartado de “amigos” incluye “MADrid about you” y a OHL. (Ver "El confidencial)

Creo que la moral más tradicional dice que "el fin no justifica los medios". Por bueno que pueda parecerles a los obispos españoles que el papa venga a España, si los medios que se utilizan son antievangélicos, la visita no se puede justificar bajo ningún concepto.

A veces uno llega a pensar que nuestros obispos se olvidan de la referencia al Evangelio de Jesús. Y no es que pretenda darles lecciones de nada. Pero sí recordarles que Jesús era pobre. Nació pobre. Sus amigos eran pobres: pescadores y gente sencilla del pueblo, aunque su mensaje estaba abierto a todos los que quisieran seguirlo.

Él mandó a sus discípulos a evangelizar y "les ordenó que no llevaran nada para el camino fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni dinero; que fueran con calzado corriente y con un solo manto". (Mc 6, 8-10)

El diría: "Bienaventurados los pobres". Jesús nunca se apoyó en la fuerza del dinero para evangelizar. Él vivía como uno más. Se desplazaba de un sitio a otro con los mismos medios que los demás.









Una visita del representante de ese Cristo hoy en el Mundo, que necesita que las autoridades le protejan en su seguridad y otras cuestiones y que necesita el apoyo económico de los empresarios más poderosos del país, no me parece a mí que tenga nada de evangélico.

Ni siquiera esa tienda on-line donde se puede adquirir todo tipo de recuerdos ·"desde camisetas, gorras, fundas para portátiles, ratones de ordenador, llaveros o un libro con historias de aquellos que han vivido una de las 25 JMJ ya celebradas. Hasta un total de 40 productos oficiales que se irán añadiendo en los próximos meses; desde 1 a 30 euros." me parece una buena idea. Porque sigue estando presente la imagen "comercial" y de afán "recaudatorio", necesaria para cubrir tantos gastos para ese tipo de visita tan costosa.

Más cuando nadie podrá entender este derroche de dinero en unos momentos en que millones de familias están en el paro por la crisis económica, sufren desahucios de sus viviendas o tienen que buscar ayuda en organizaciones sociales para poder comer cada día ellos y sus hijos. Muchas de esas familias hoy tan necesitadas, han sufrido el despido por parte de esos mismos empresarios que hoy financian la visita del papa.

Además de ésto, podemos preguntarnos si esta visita va a servir para algo después de esta pésima imagen que la Iglesia española va a dar ante la sociedad y ante muchísimos cristianos, que con toda razón van a criticarla.

Como muy bien han apuntado desde el Foro de curas de Madrid, este tipo de actos son muy superficiales, fuegos de artificios que duran unos días y luego todo se apaga y se difumina.

Son unos actos pensados no para atraer a la mayoría de la juventud ( ausente de nuestras iglesias, como se constata en todas las encuestas y estudios sociológicos que se han hecho), sino sólo a un sector de ella: los que están bajo la influencia de grupos eclesiales de signo muy conservador : kikos, opus, legionarios de Cristo etc...

Además el papa vendrá a España en su calidad de Jefe de Estado del Vaticano y se supone será recibido por el Rey y el Jefe del Gobierno de España, aumentando así la confusión de mezcolanza entre poder religioso-poder político, tan lejos de las enseñanzas y ejemplo de Jesús de Nazareth que no se apoyó en ningún poder político ni religioso. Al revés: fue juzgado y condenado por las autoridades políticas y religiosas de su tiempo, sometido a tortura y ajusticiado como un malhechor o bandido.
No estoy en contra de que el papa pueda visitar las iglesias locales si eso se hace de modo sencillo y sin ese alarde de gastos y apoyo político.

Estoy en contra por lo que he expuesto anteriormente. Y me parece que nuestros obispos debieran tener claro principios básicos:

Son los pobres lugar preferente de la presencia de Dios en el Mundo. Ellos nos reclaman justicia y nos interpelan pidiendo denuncia de su situación y hechos concretos de nuestra Sociedad para solucionar sus problemas. El papa debiera acercarse en sus visitas a ese mundo que sufre marginación y escucharles de cerca.

No se debe poner la fuerza en acontecimientos que son fuegos de artificio, sino ahondar en las causas de la lejanía de la juventud de la Iglesia y actuar en consecuencia con valentía, buscando la participación de la misma juventud en el diagnóstico del problema y la búsqueda de caminos nuevos que faciliten su acercamiento.

Hay que saber renunciar al poder, a la riqueza, al prestigio, al enrocamiento de posiciones numantinas en tantos aspectos de la realidad eclesial para de verdad itnentar ganar la confianza de la mayoría de la juventud...

El papa debiera también renunciar a su condición de jefe de Estado y viajar con mayor sencillez de medios, sin tanto aparatosidad que escandaliza y nos aleja a todos.

Por eso me parece tan desafortunadas y antievangélicas este tipo de visitas.
lunes, 15 de agosto de 2011

Leonardo Boff:Un aliento para los decepcionados con la Iglesia

Actualmente hay mucha decepción con la Iglesia Católica institucional. Se está dando una doble emigración: una exterior, personas que abandonan sencillamente la Iglesia, y otra interior, las que permanecen en ella pero no la sienten ya como un hogar espiritual. Continúan creyendo a pesar de la Iglesia.

No es para menos. El papa actual ha tomado algunas iniciativas radicales que han dividido el cuerpo eclesial. Ha asumido un camino de confrontación con dos importantes episcopados, el alemán y el francés, al introducir la misa en latín; ha articulado una reconciliación rebuscada con la Iglesia de los seguidores de Lebfrevre; ha vaciado las principales intuiciones renovadoras del Concilio Vaticano II, especialmente el ecumenismo, negando absurdamente el título de «Iglesia» a las Iglesias que no sean la Católica y la Ortodoxa; siendo cardenal se mostró gravemente permisivo con los pedófilos; su relación con el sida roza los límites de lo inhumano.

La Iglesia Católica actual se ha sumergido en un invierno riguroso. La base social de apoyo al modelo anticuado del actual papa está formada por grupos conservadores, más interesados en las realizaciones mediáticas, en la lógica del mercado, que en proponer un mensaje adecuado a los graves problemas actuales. Ofrecen un «cristianismo-lexotán» apto para calmar conciencias angustiadas, pero alienado frente a la humanidad sufriente.

Urge animar a estos cristianos en vías de emigración con lo que es esencial en el cristianismo. No lo es seguramente la Iglesia, que no fue objeto de la predicación de Jesús. Él anunció un sueño, el Reino de Dios, en contraposición al Reino de César; Reino de Dios que representa una revolución absoluta de las relaciones, desde las individuales hasta las divinas y cósmicas.

El cristianismo apareció primeramente en la historia como movimiento y como el camino de Cristo. Es anterior a su sedimentación en los cuatro evangelios y en las doctrinas. El carácter de camino espiritual significa un tipo de cristianismo que posee su propio curso. Generalmente vive al margen y, a veces, a distancia crítica de la institución oficial. Pero nace y se alimenta de la fascinación permanente de la figura y el mensaje libertario y espiritual de Jesús de Nazaret. Inicialmente considerado como «herejía de los Nazarenos» (Hechos 24,5) o simplemente «herejía» (Hechos 28,22) en el sentido de «grupillo», el cristianismo fue adquiriendo autonomía hasta que sus seguidores, según los Hechos de los Apóstoles (11,36), fueron llamados «cristianos».

El movimiento de Jesús es ciertamente la fuerza más vigorosa del cristianismo, más que las Iglesias, por no estar encuadrado en instituciones ni aprisionado en doctrinas y dogmas. Está compuesto por todo tipo de gente, de las más variadas culturas y tradiciones, hasta por agnósticos y ateos que se dejan tocar por la figura valiente de Jesús, por el sueño que anunció, un Reino de amor y de libertad, por su ética de amor incondicional, especialmente a los pobres y a los oprimidos, y por la forma como asumió el drama humano, en medio de humillaciones, torturas, y su ejecución en la cruz. Presentó una imagen de Dios tan íntima y amiga de la vida que es difícil prescindir de ella hasta por quien no cree en Dios. Mucha gente dice: «si existe Dios, tiene que ser como el Dios de Jesús».

Este cristianismo como camino espiritual es lo que realmente cuenta. Sin embargo, de ser un movimiento pasó muy pronto a ser una institución religiosa con varios modos de organización. En su seno se elaboraron las distintas interpretaciones de la figura de Jesús que se transformaron en doctrinas y fueron recogidas por los evangelios oficiales. Las Iglesias, al asumir carácter institucional, establecieron criterios de pertenencia y de exclusión, doctrinas como referencia identitaria y ritos de celebración propios. Quien explica tal fenómeno es la sociología, no la teología. La institución vive siempre en tensión con el camino espiritual. Lo óptimo es que caminen juntos, pero eso es raro. Lo decisivo es, en todo caso, el camino espiritual. Éste tiene futuro y anima el sentido de la vida.

El problema de la Iglesia romano-católica es su pretensión de ser la única verdadera. Lo correcto es que todas se reconozcan mutuamente, pues todas ellas revelan dimensiones diferentes y complementarias del mensaje del Nazareno. Lo importante es que el cristianismo mantenga su carácter de camino espiritual. Él puede sustentar a tantos cristianos y cristianas frente a la mediocridad e irrelevancia en la que ha caído la Iglesia actual.

Fuente Koikomia

sábado, 13 de agosto de 2011

Via Crucis del s XXI. (1ª parte)

Via Crucis del s XXI (2ª parte)

miércoles, 10 de agosto de 2011

Si tanto dinero deja la visita del Papa, ¿ por qué no la hacen en Somalia? que se estan muriendo de hambre

.
martes, 9 de agosto de 2011

Bendita locura Asuncionista

La Asunción de Cantillana

sábado, 6 de agosto de 2011

12 años de tu Cautiverio, Rey de los ángeles manchegos








Por entre las fachadas de cal

Por entre las fachadas de cal
vi asomar, a la catedral.
Por entre los muros blancos
me encontre con tu belleza
recorriendo Baeza.

Por entre los cortijos blancos...
recordando a Machado...

Cuando sueño cofradías...

Cuando sueño cofradías,
ando por la ciudad de mis sueños
guiado por ese reguero de cera
que marca el paso incesante
de cofradía tras cofradía
por la carrera.

Calles adoquinadas de juncias,
de romero y otras esencias
que al andar
desprenden su aroma

Miro al cielo,
las nubes son de incienso,
los ángeles bajados del cielo,
jugando entre las bolutas,
entrantes y salientes
de un paso de misterio.

En mis sueños cofrades
las farolas son guardabrisas,
arbotantes, tan altos...
como los árboles
que dan sombra a mi alameda.

Alameda de Hercules,
Alameda principal
Calle Sierpes, Calle Larios
Málaga y Sevilla
son una misma ciudad
de una peculiar Semana Santa,
la mía, la de mis sueños cofrades.

Viejita de la calle la Feria

Viejita de la calle la Feria
que vienes de madrugada
acompañando a ese palio
animando a sus costaleros
del palio de Montesión.

Llevas colgada del cuello,
la medalla de la Macarena
pero antes de ir a buscarla
calle Feria, por arriba,
sientes en tu alma la pena
al ver a la Reina del Rosario.

El tintineo de sus varales
son letanias angelicales
que son todo un poemario
de gracias y de verdades.

Luna del cristal de un automovil

Luna de cristal de un automovil,
careces de luz propia, como la luna
y aun permaneciendo inmovil,
captas los destellos de un palio,
reflejos de su caminar pausado.
Luna de cristal, espejo plateado,
menguaras, para servir de pedestal.

Acariciando tu cruz

Alargan sus manos,
atraidos como hierros a un iman
Alargan sus dedos
intentando, acariciar tu cruz.

Resortes de una Fe,
que al igual que la hemorroisa
quieren tocarte, para sanar.

¿Como puedes ser tú, cruz, salvadora, siendo un suplicio?
Sintiendo el alma desolada, acaso un resquicio,
un ápice de amor, una mano para ser apretada.
En el duro madero,
no se encuentra salvación alguna.
La Salvacion es solo ese Cristo,
clavado en esa cruz, ensangrentado,
y en su sangre, quedamos salvados.

SOL es de nuevo del pueblo


viernes, 5 de agosto de 2011

Abuso policial en Madrid -Movimiento 15M (FOTOS)4-08-11

La injusticia, siempre mala, es horrible ejercida contra un desdichado
martes, 2 de agosto de 2011

Pánico, España al borde de la quiebra

Pobre España mía, pobre España nuestra
especuladores que juegan a los dados
que intentan repartirse nuestras túnicas.

¿ Quien nos rescatará?
Antaño fue Argentina
ahora a nadie le importamos.

Mi lista de blogs

Mi hermandad Mariana en Sevilla

Mi hermandad  Mariana en Sevilla
Rosario. Capitana de la Plaza de los Carros

musica

Mi Esperanza

Mi Esperanza

Hablando con Cristo

Hablando con Cristo
Fco. Javier Giménez Giménez

Blog de la Virgen del Olvido

Testigo de mi amor

Testigo de mi amor

Cofrades